Publicado el

Sobre las personas favoritas.

10891975_10152513761687093_7308362610670551994_n

 

Si  “persona favorita” se entendiera como una unidad lingüística y el diccionario la tuviera que definir, esta sería algo así como: Compañero motivacional y de viajes cuya función consiste en hacer los días de quien así lo denomina, en unidades de tiempo relativo; en los cuales hasta los planes más aburridos resultan sublimes y cuya percepción de duración es independiente de la actividad.

Hace tiempo no escribía y hoy dedico este post a las personas favoritas del mundo y en especial a la mía, que para cuando el reloj de las 12:00 estará iniciando una vuelta al sol. Y es que de vueltas voy a hablar en esta entrada.

Mi primera gran adquisición en la infancia fue el carnet de la biblioteca municipal de mi ciudad natal y con ella, la llave que me llevó a viajar por todo el mundo a través de los cuentos infantiles que esta contenía, mismos que un año después de ser lector activo, había terminado. El grado de la sección infantil lo obtuve cuando empecé a leer Alicia en el país de las maravillas y Alicia a través del espejo.  De este último aprendí que era mucho más divertido que las cosas fueran como podrían ser y no como deberían ser.

Y es por esto que la aventura empezó. A los 14 años ya tenía claro que lo que quería en la vida era ver el mundo a través del cristal del espejo de Alicia, con lo cual, terminando la carrera y antes de recibir el diploma de la profesión que con orgullo ostento, decidí empezar la travesía por el mundo que ha llevado a que mi mente y mi memoria se llenen de imágenes geniales, únicas e irrepetibles. Parte de esa travesía (la menos interesante) la desarrollé solo o mal acompañado. Años después se hizo mucho más interesante, porque en el proceso de encontrar un nicho, encontré un compañero de vida en todos los aspectos. Entre 6 billones de habitantes, tuve la fortuna de encontrar a mi persona favorita. Justo hoy, hace 4 años.

Desde entonces, los eventos empezaron a presentarse como si fueran vistos a través del espejo, de la forma que podrían ser y no como deberían ser. Transgredir es una palabra fuerte y con una connotación negativa. Sin embargo creo que en el camino, hemos transgredido en nuestro entorno, generando un efecto positivo en la mayoría de nuestros conocidos, constituyéndonos en una institución de la “Persona favorités”.

Vivir en condición de persona favorités, puede resultar desgastante –si se quiere decir de alguna forma- para quien ostenta este título, ya que el mismo implica una desinteresada entrega ante las situaciones de vida de quien le otorga esta calidad. Además, la persona favorita, debe de responder mensajes de texto dentro y fuera de horarios laborales, estibando entre diferentes tópicos, no siempre de interés común y sin embargo mostrando interés a todos los temas.

A mi me tocó la mejor. Cuando se es viajero, se sabe que aunque tengamos cierta predilección por uno u otro destino, siempre preferimos uno nuevo, uno que represente un reto, que imprima nuevas imágenes en la memoria, que nos permita perdernos usando un mapa desactualizado en un barrio donde las calles son angostas y las manzanas triangulares, donde al dar la vuelta a la manzana, ya no estés en el punto donde iniciaste (cualquier parecido con Quartier Latin no es pura coincidencia). Una persona en condición de favorités que repita destino por su compañero y que aún así no opaque su experiencia o condición de novato, es de esas que no se dejan ir.

Hace cuatro años que tengo mi persona (y mi mejor L- Amiga también). Desde entonces, el recorrer el mundo, se convirtió además en recorrer un camino de vida junto con la única persona  por la cual (o a la cual) estaría dispuesto a donar un riñón, porque las personas lúcidas (pero locas funcionales o con extrañas condiciones de cordura), miden la importancia de un ser determinado  en su vida, con la capacidad de desprendimiento a uno de sus riñones. Y no solo el riñón. La vida entera, los pensamientos, los sueños, las canciones mal compuestas, los poemas trillados, pero las prosas divertidas (porque no todos los que escribimos componemos en verso).

La felicidad es una condición que depende del estado mental y emocional  de una persona e independiente de un tercero, pero lo que he descubierto con el tiempo es que la felicidad en compañía es más feliz. Es por eso que hoy, desde el sur del continente, quiero celebrar que mi contacto de teléfono almacenado como The one empieza un nuevo año. Por primera vez en cuatro años estamos lejos (viajando separados, volando en solo), pero cerca de corazón. Solo el arquitecto de la creación sabe lo que la persona favorita representa en la vida del forastero itinerante, mejor conocido como El tío loquito.

Larga vida a todas las personas, pero más larga aún para quienes sin darse cuenta dan tanto… lo que a ti te sobra, a mi me salva la vida.

Anuncios

Acerca de Forastero itinerante

Amante de las palabras, habladas y escritas; quien solo quiere mostrarle al mundo su punto de vista, el de uno de los 6 billones de habitantes que hay en el globo. Consciente de que las palabras son la mejor forma de perpetuar, se dedica actualmente a narrar hechos que acontecen en su vida, siempre con un tinte de humor sátiro pero inofensivo. Ha dedicado su vida (o parte de ella) a conocer el mundo de todas las formas posibles. Su recorrido por el mundo, ha marcado y definido su estilo de escritura. Actualmente reside en la ciudad de Monterrey, Nuevo León MX.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s